Presupuesto público en América Latina debe promover la participación de niñas y adolescentes mujeres

Estudio elaborado por Save the Children analiza el presupuesto público en Perú, Brasil y Guatemala revelando que la falta de planificación y datos diferenciados por género, afecta especialmente a las niñas.

Nueva York/Panamá, 10 de octubre de 2019.- A pesar de los avances que se han logrado en los últimos años en relación con la mejora de la inversión en niñez, aún quedan retos importantes para asegurar que los procesos de planificación presupuestaria incluyan una perspectiva de género.

Así lo demuestra la investigación sobre inversión pública en niñas que ha llevado a cabo Save the Children, junto con las organizaciones Equidad – Centro de Políticas Públicas y Derechos Humanos (Perú), Centro de Defesa da Criança e do Adolescente – Cedeca Ceará (Brasil) y la Coordinadora Institucional de Promoción por los Derechos de la Niñez – Ciprodeni (Guatemala).

La investigación, que ha revisado indicadores relacionados con embarazo en adolescentes, trata de personas, violencia basada en género, acceso a la educación y matrimonio infantil, ha sido lanzada en Nueva York en el marco del Día Internacional de la Niña.

Keren de 15 años – procedente de Villa El Salvador, Perú, – participó en el evento de alto nivel llevando la voz de los niños, niñas y adolescentes de América Latina y explicando su experiencia de participación en la toma de decisiones sobre el presupuesto público en su municipio. “Participar (en los presupuestos) nos ha dado la oportunidad de desarrollar muchas más capacidades, tales como la participación ciudadana activa, formulando y defendiendo una propuesta concreta, cumplir los deberes de una autoridad, ejercer un gobierno estudiantil con transparencia, con visión de futuro buscando lo mejor para la niñez”.

“Si el presupuesto fuera mayor, más escuelas podrían beneficiarse, y más niños, niñas y adolescentes lograrían empoderarse convirtiéndose así en agentes de cambio en su comunidad e incluso en su país” aseguró Keren que fue panelista en el evento en Nueva York.

“La inversión con enfoque de género es vital para el avance hacia sociedades más desarrolladas, justas y equitativas. Por ello pedimos a los Estados de América Latina y el Caribe que planifiquen sus presupuestos tomando en cuenta las necesidades específicas de las niñas y adolescentes” comentó Ann Linnarsson, Directora del Programa de Apoyo a la Sociedad Civil de la Oficina Regional de Save the Children para América Latina y el Caribe.

Si se invierte en las niñas, se logran sociedades más equitativas

La inversión pública en niñas, niños y adolescentes, expresada como porcentaje del PIB, asciende a[i] 1.33 % en Brasil,  4.00 % en Guatemala y 4.60 % en Perú.. Ser niña en situación de pobreza y vivir en una zona rural implica una múltiple exposición a la exclusión respecto al goce de los derechos y el acceso a los servicios.

En el caso de los países incluidos en el estudio, se puede apreciar que la ejecución del presupuesto se encuentra centralizada, sobre todo en el caso de Guatemala, donde no se contempla un rango intermedio y el peso de la descentralización solo ocupa el 4%.

En el caso de Perú, a pesar de los avances en la visibilidad de la problemática del embarazo adolescente, la inversión pública no es suficiente para afrontar la magnitud del problema. En 2018 ascendió a 1.49 % del “Gasto Público en el Plan de la Niñez y la Adolescencia” (Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables -MIMP, 2018). En el caso de la prevención y respuesta a la trata de personas es el 0.0003 %.

En Brasil, en 2018 se invirtió, cuatro veces más en la compra de armamentos (5.1 %) que en las niñas, niños y adolescentes (1.33 %), según publicó ese mismo año el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI, por sus siglas en inglés).

En el caso de homicidio infantil en Brasil, a instancias de la sociedad civil y asociaciones de niñas, niños y adolescentes de la ciudad de Fortaleza, se creó un programa de prevención del homicidio en adolescentes, “Cada vida importa”, con un presupuesto inicial de 2,2 millones de reales, que finalmente no fueron ejecutados. En el ámbito nacional, no hay ningún programa ni partida destinada a la prevención de esta problemática. Tampoco se identifica, en los ámbitos nacionales, regionales ni locales, ninguna partida presupuestaria que contemple acciones destinadas a la prevención del matrimonio infantil, a pesar de que el país es el cuarto país del mundo con mayor número de matrimonios infantiles.

Acciones para garantizar la inversión en las niñas y adolescentes mujeres

En el estudio se hacen las siguientes recomendaciones a los Estados con el fin de asegurar una inversión justa y equitativa en las niñas:

  1. Generar datos desagregados por edad, sexo, género, identidad étnica, condición de pobreza, lugar de residencia y otros indicadores de interés, mediante los programas y proyectos sociales públicos, que impulsen un análisis de género.
  2. Llevar a cabo una planificación del presupuesto con enfoque de género y edad que reconozca los programas públicos y su importancia en el desarrollo sostenible, dándoles un peso relativo dentro del gasto público, lo que, a su vez, propicie el avance hacia sociedades más equitativas.
  3. Desglosar, por género y edad, datos completos, desagregados ​​y oportunos del presupuesto público que son necesarios para tomar decisiones informadas sobre cómo asignar y gastar los recursos públicos disponibles.
  4. Promover la participación de las niñas y adolescentes en los procesos presupuestarios a nivel nacional, regional y local.
  5. Asegurar que las autoridades locales y nacionales consulten con la sociedad civil e integren enfoques innovadores para la inversión pública con perspectiva de género en las niñas, niños y adolescentes.

[i] Brasil: Sistema de Información Presupuestaria (SIGA) y Secretaria de Hacienda y Crédito Público; Guatemala: Instituto Nacional de Estadísticas (INE), Sistema de Contabilidad Integral del Estado (Sicoin) y Banco de Guatemala, y Perú: Banco Central de Reserva del Perú (BCR), Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) y Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Ir al BROCHURE