Según niñas y niños, pandemia de Coronavirus compromete el cumplimiento de sus derechos en América Latina y el Caribe

Acceso a salud y educación, prevención y respuesta a la violencia y salud mental preocupan a niñas, niños y adolescentes durante crisis de COVID-19

Ciudad de Panamá, 29 de julio de 2020.- La crisis humanitaria del COVID-19 en América Latina y el Caribe ha permitido visibilizar las profundas desigualdades que ocurren en nuestra región y que conllevan impactos más acentuados en las personas en situación de mayor vulnerabilidad, entre ellas las niñas, niños y adolescentes. A través del informe “COVID-19 en América Latina y el caribe. Los derechos de la niñez no están en cuarentena”, en el que se recogen preocupaciones y recomendaciones de parte de niñas, niños y adolescentes, Save the Children apuesta por fortalecer la educación en la respuesta al Covid-19 por su rol clave para proteger la salud pública, para mantener a la niñez protegida, y para promover su bienestar psicológico y emocional, a la vez que promueve la participación infantil garantizando que las voces de niñas, niños y adolescentes se tomen en cuenta en todas las decisiones que les afecten y en todas las medidas de respuesta y recuperación.

Hacemos un llamado a los Estados, donantes y otros actores involucrados a invertir no sólo a responder a la pandemia, sino también a mejorar y fortalecer los servicios de salud, educación, protección de la niñez y protección social, mientras se asegura que los servicios esenciales continúan en medio de la respuesta. Esta es la única forma de garantizar el cumplimiento de los derechos de la niñez en medio de esta situación excepcional” comentó Victoria Ward, Directora Regional de Save the Children durante el lanzamiento del informe, en el que se hacen las siguientes recomendaciones a todos los actores implicados en la respuesta y recuperación de la crisis humanitaria provocada por la COVID-19:

  1. Poner a la niñez en el centro de la respuesta y tomar en cuenta las voces de las niñas, niños y adolescentes en todas las medidas de respuesta y recuperación.
  2. Invertir no sólo a responder a la pandemia, sino también a mejorar y fortalecer los servicios de salud, educación, protección de la niñez y protección social.
  3. Asegurar que los servicios esenciales de salud, educación y protección continúan en medio de la respuesta.
  4. Analizar quienes están en mayor riesgo y vulnerabilidad, para garantizar que estos servicios llegan a ellas y ellos
  5. Garantizar a las familias medios de vida para evitar el aumento de la pobreza y lo que ella conlleva
  6. Priorizar temas clave como la salud mental o la prevención de violencia.

Niñez habla sobre impactos de la COVID-19

Las preocupaciones, propuestas y recomendaciones de niñas, niños y adolescentes de varios países de la región fueron recogidas durante las primeras semanas de pandemia en un diálogo intergeneracional impulsado por Save the Children con representantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el Comité de Derechos del Niño, además de a través de entrevistas realizadas en Guatemala con la organización de niñas, niños y adolescentes Red Presión, como es el caso de Joel, adolescente varón de Guatemala: “Siento que muchos sueños que tenía en mente se pausaron, pero confío en que todo esto acabará pronto y podremos seguir nuestra vida normal”.

“Hay un acceso limitado a las mascarillas y al alcohol gel por acaparamiento de las personas o por el alza de los precios, y esto hace inaccesible para todas las cosas básicas que tenemos que usar” comentó Cristina*, adolescente mujer de Chile parte de la Red Latinoamericana y Caribeña de Niñas, Niños y Adolescentes (REDNNyAS); mientras que Rafael*, adolescente varón de Paraguay, del Movimiento Latinoamericano y del Caribe de Niñas, Niños y Adolescentes Trabajadores (MOLACNATS) reflexionaba sobre el acceso a la información oportuna: “Sobre la información que nos llega, nosotros no entendemos el lenguaje que se utiliza al dar la información. Se usan palabras muy complejas o técnicas que no llegamos a comprender”.

En cuanto a la educación, en la región hay 159 millones de estudiantes afectados por el cierre de escuelas y universidades, lo que representa el 95% de la población en edad escolar[1]. Si bien el 90% de los gobiernos en la región contempla las plataformas digitales en sus planes de educación continua, lamentablemente un tercio de la población de la región aún no tiene acceso a internet[2], lo que limita claramente su continuidad educativa.

“En cuanto a la educación virtual, hay una gran brecha entre los niños de la zona rural y niños de la zona urbana, porque los niños de la zona rural son los que tienen poca conexión a Internet para realizar sus tareas. Otra brecha es la de los niños que tienen discapacidades, ¿será que hay clases virtuales especiales para estos niños? Los niños pueden estar afectados en este año escolar con afectaciones en el futuro, en el campo laboral”, expresó Amelia*, adolescente mujer de Colombia.

En relación con la protección de niñas, niños y adolescentes, varios países de la región han reportado un aumento de los casos de violencia doméstica entre un 50% y un 70% durante las semanas de confinamiento[3], al igual que el número de denuncias por violencia basada en género. “Con el confinamiento de niñas, niños y adolescentes estamos más expuestos a la violencia, sobre todo al castigo, en especial las niñas que se ven obligadas a convivir con sus agresores” comentó María*, adolescente mujer de Perú, haciendo referencia a cómo los niños y especialmente las niñas son las más afectadas por los casos de violencia a manos de cuidadores y familiares.

Save the Children destaca también la situación de las poblaciones migrantes y desplazadas. Entre marzo y mayo, al menos 1,000 niños y niñas migrantes no acompañados fueron retornados de Estados Unidos a México, Guatemala, Honduras y El Salvador[4]. Esto ha generado una situación de gran vulnerabilidad para estos niños y niñas retornados dada las dificultades de acceso a servicios y protección a la que se han encontrado debido a su situación de retorno durante COVID 19.

Mi inquietud es qué beneficios tendríamos los niños y niñas migrantes si llegamos a tener el virus, ya que no contamos con seguro de salud” Alicia*, adolescente mujer y migrante venezolana en Colombia.

NOTA PARA EDITORES

Nombres de niñas, niños y adolescentes con el símbolo * fueron cambiados por temas de protección.

Puede consultar el informe “COVID-19 en América Latina y el caribe. Los derechos de la niñez no están en cuarentena” en el Centro de recursos de Save the Children: https://resourcecentre.savethechildren.net/library/childrens-rights-are-not-quarantined-covid-19-latin-america-and-caribbean

[1] https://news.un.org/es/story/2020/03/1471822

[2] https://www.caf.com/es/actualidad/noticias/2020/04/Covid-19-cual-es-el-estado-de-la-digitalizacion-de-america-latina-para-la-resiliencia-social-economica-y-productiva/

[3] https://www.rescue.org/press-release/irc-data-shows-increase-reports-gender-based-violence-across-latin-america

[4] https://news.un.org/es/story/2020/05/1474822