Dalia terminó beca junto a la CIDH y Save the Children

Dalia se identifica siempre como ciudadana del mundo, nació en Venezuela y es abogada de profesión. En el 2020 fue quién ganó la beca para el fortalecimiento de la sociedad civil en alianza con la CIDH y Save the Children. Durante este año ha trabajo muy de cerca con la organización socia Rednnyas y ha desarrollado como uno de sus proyectos la ruta de participación de niñas, niños y adolescentes en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con el fin de que ellas, ellos, jóvenes y también personas adultas, de organizaciones o no conozcan sobre las distintas formas de participación que tienen en la CIDH y además puedan utilizar dicha guía orientativa para impulsar la participación infantil en este órgano de la Organización de los Estados Americanos.

Antes de terminar su periodo de trabajo, quisimos conocer más de ella, su experiencia y desempeño en esta etapa y esto fue lo que compartió con nosotros.

¿Cómo ha sido tu experiencia durante este año de trabajo para la CIDH y Rednnyas?
Mi experiencia durante este año con el programa de becas se resume en una frase: “transformadora de vida”. Fue además de un honor, una grata vivencia en el ámbito profesional y personal, pudiendo reafirmar mi compromiso por la defensa de los derechos humanos, especialmente de los derechos de niñas, niños y adolescentes.

¿Cuál ha sido tu mayor aporte para apoyar el fortalecimiento de la CIDH y Rednnyas?
Mi mayor aporte sin duda es mi disposición y compromiso como becaria, mi experiencia previa y conocimientos en la defensa de los derechos humanos. En aras de retribuir a ambas instituciones siempre estuve dispuesta a dar lo mejor de mi.

¿Cuál consideras que fue una limitante con relación a tu trabajo durante este año?
Una limitante fue el contexto global (pandemia por COVID-19) que impidió una mayor integración con la organización involucrada en la segunda fase de la beca.
Desde mi punto de vista, se debe mantener una comunicación constante y fluida con el/la becari@ para poder avanzar exitosamente en los productos que se definen en el plan de trabajo y en la convocatoria de este programa de beca, y en todo momento ver en el/la becari@ un recurso humano de apoyo para la organización.
Como un comentario adicional, me hubiese gustado poder sentirme más incluida en las organizaciones involucradas en la segunda fase de la beca. Es decir, tener mayor comunicación con estas organizaciones, conocerlas, y poder trabajar de la mano con ellas.  En un programa futuro, recomendaría pensarse en la inclusión del becario en reuniones, encuentros, procesos, comunicaciones de las organizaciones socias, etc.

¿Qué aprendizaje que te llevas de esta beca?
Un valioso aprendizaje que me deja esta beca es la vital importancia que tiene la labor que hacemos desde la sociedad civil para incidir en espacios como la CIDH y el Sistema Interamericano. Nuestra trabajo por la defensa de los derechos humanos de la infancia y adolescencia, debe centrarse en potencializar su participación protagónica y significativa como principales afectados (niñas, niños y adolescentes). En este camino de la protección de sus derechos humanos, debemos habilitar suficientes espacios para que puedan hacer oír su voz, libres de prejuicios o influencias, desde lo más auténtico que encontramos estos días que es la voz de la niñez.
Respecto al impacto personal de esta beca, considero que desde el primer día del programa inicié un proceso de aprendizaje significativo, adquiriendo conocimientos valiosos que me brindan un mejoramiento profesional. Como activista de la sociedad civil organizada y miembro de distintas redes regionales y globales, el desempeño en esta beca me permite estar en capacidad de brindar orientaciones a las OSC sobre la CIDH, basadas en la experiencia profesional adquirida.